Escrito por Tendenzias

Elegir y conservar un colchón

Superficie de un colchónLa elección de un colchón es algo que no debe hacerse a la ligera. Si todo va bien, un mismo colchón será tu compañero de sueños durante muchos años, y qué menos que asegurarse de que será una compañía agradable. Todos hemos tenido la experiencia de despertar en la mañana inesperadamente doloridos; una sensación que no ayuda en nada a afrontar un día que puede ser igual de duro. Achacamos esto a las malas posturas al dormir, pero muchas veces la culpa recae  en un colchón que no se ajusta a nuestras necesidades. Cada persona, en función de sus características, debe pensar en un tipo diferente, aunque existen unas premisas básicas que siempre hay que tener en cuenta.

No hay que optar por un colchón excesivamente blando (aunque la sensación inicial, al probarlo, pueda ser placentera), ni tampoco demasiado firme. En contra de la creencia popular, un colchón que acuse demasiada rigidez puede terminar por ocasionar dolores de espalda todavía más severos. Lo correcto, como en todo, es el término medio. Es necesario que su superficie sea homogénea, pero también que se adapte a las diferentes posturas de nuestro cuerpo, que se moverá, queramos o no, en numerosas ocasiones durante el sueño.

Un buen colchón debe soportar diferentes pesosUn colchón puede estropearse sin que nos demos cuenta. Su aspecto exterior puede parecer estado, pero su interior puede haber sido dañado por los ácaros, el polvo o por la simple presión. La vida útil de un colchón no debería sobrepasar los diez años (aunque, en la práctica, todos acaban alargando su uso más allá),  y para que llegue a tal edad en buen estado es necesario ventilarlo cada día, darle la vuelta al menos cada seis meses,y aspirarlo, y proveerlo de un somier adecuado.

Limpieza de un colchón con aspiradora

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos